La Historia de las luchas populares

El asesinato de los dos militantes marca el final de una época: la convertibilidad, como proyecto político, se termina de desintegrar.

El Estado Maratea

No. Santiago no es el Estado, porque el Estado no es propiedad privada de nadie.