El goce del hombre

No es necesario el plano indulgente de una mujer bañándose ni el gesto inocente que explique su falta de ropa, para detectar la mirada masculina.