Veredas salvajes

En las veredas, la gente silvestre encuentra su libertad y tal vez un mejor vivir.

Como bola sin manija

¿puede impugnarse el neoliberalismo, sosteniendo una Constitución que está impregnada por el espíritu de su programa?

¿Lo tenés a Freud?

El único que no entiende lo que está pasando es Ricardo, que les dice que aguanten un poco, que es un buen chabón.

Delirio Santo

Para compadecer primero hay que comprender, y entonces podremos ser útiles en la medida de nuestras posibilidades.

Por mis penas, bailá

Así despedimos, mi amigo y yo, a la banda de rock que iluminó nuestra caminata, y que la va a seguir alumbrando.